Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

Teoría de la prosa -irresponsabilidad del verso -imaginación del ensayo -incertidumbre de la reflexión

PÁJAROS DE IONIT - שירים לבת שלי

No title by Eliyeau

1

Los dos sabemos que en tu cuarto hay un pájaro.
Los dos sabemos que un pájaro aletea en todos los rincones de tu cuarto
y que zurea a veces como un eco.

Vamos y regresamos de tu pájaro

de tu pájaro de alas extenuadas y de pico hecho a la historia
de enarbolar idiomas sin recursos.

En tu cuarto de niña que no fue consentida, habita un pájaro.

Hay un pájaro noble entre las paredes y en esa levedad que tiene la pelusa
que olvidaste barrer
y se esconde sin pánico ni alas debajo de tu cama voladora.

En tu cuarto hay un pájaro que debería enseñarme a volar sobre las tardes
donde el clima es una fruta seca
y esparce el jugo rancio de mis cansadas historias perpendiculares
sobre la pequeñez de este universo.

En tu cuarto
hay un pájaro tibio que solamente a veces habla en lenguas
y que habita en un pájaro que canta.

Yo no puedo acceder a ese cuarto tuyo
 hecho con alas que intentan volar.
Soy
 la antimateria de tu llave guardadora de pájaros.







Snowbound crow by Van Waglajam
2


Mientras viajo en esta vocación hecha de trenes
pienso en la llamarada de tu pelo
terco y anélido como un mar sagrado
un mar de vientos negros donde caen oleajes espumosos
hechos de sal radiante.

Soy el de los trenes que se alejan
y el de los helicópteros
que no ha podido aún fundir el ritmo del metal profundo
en el rito del fuego con quemazón de olvido.

Le pertenezco a la agonía.

Y solamente a veces, igual que vos
le pertenezco a aquel pertenecer
en que nos extraviamos sin habernos siquiera visto

apenas.








Time is running out by Remussirion
3


Hay una mora que te habita la mirada impalpable.

Hago que no te miro.

La mora es un jugo rugoso y repleto de pálpitos
que rodea de carbón mi escombro.

Hago que no te miro y hago
 que no deseo la mora de tus ojos
ni a tus ojos que no tuve nunca tan cerca ni tan ansiados

ni tan ansiosos.

En tus ojos hay una espléndida colección de ángeles
que pienso dibujar en un tronco de morera.

O quizás, en el tronco del árbol de la vida

como un círculo que no estaba previsto
en aquellas viejas cartas
que comienzo a escribirte desde el retraso.





On the hunt continued by Hawkred
4

La tuya, Ionit, es una belleza agazapada.

Hay algo de gamo en tu belleza y algo que tiene que ver con los rinocerontes.

Tu belleza es invulnerable en su totalidad
y pertenece a las cosas nimias
como una flor tranquila al borde de un camino que no lleva al agua.

Para mis ojos que se han puesto miopes a fuerza de torpeza
tu belleza es una ecuación que resucita el sentido de la gravedad

es una manzana mordida por la boca de un patriota hambriento
y es un relato
un relato para dormir después de oír un relato en el que el mundo
se vuelve un hecho realizable

Tu belleza no está adscripta a la comunidad de todas las bellezas.
Es absoluta y fantasmal como la noche en que se pierde el rumbo
y zumban los oídos con las voces antiguas del desierto.

Tu belleza tiene la incipiente languidez del camello
y la resistencia de las grandes historias.
Es tuya, solamente, como los grandes ritos se destinan
a la sacerdotisa predilecta.

Un demonio con el vientre roto te observa embelesado
como si recién hubiera descubierto el mundo.






A pirates treasure by Covert
5


Pienso en qué diría mi abuelo si te viera
seductora y antigua como un pan.

Vas como el pan de pródiga
de este aquí hasta un allí
que me acerca con timidez de miga oscura

esa miga oscura del pan que se le extravió al trigo
y es amargo y raspa la lengua de decir las palabras que se calló primero.

Vas con tu pan hecho de harinas blancas
y sazonado con la sal marina de los tiempos que se desmoronan
y te sientas al borde de esta miga seca
donde se han dado cita las semillas del centeno que no tiene silo.

Eres el pan de los viajes que caminan por los kilómetros ausentes
los kilómetros que quedan siempre lejos
y lastiman los pies.

Yo soy un pan promovido a ser pan en la mesa
donde las guitarras estallan y se derrama un vino tardo
que tiene el color intacto de tus ojos.

Mi abuelo te amaría con una intensidad abuelística.
Te amaría como amaba el pan y los apocalipsis con mujeres.
Mi abuelo te amaría con insensatez rubia
y con la Condecoración al Mérito
y buscaría los requisitos con que tu corazón
se transformara en nieto de su risa.

Se volvería cabal, repentinamente, como los hombres que no son tan viejos
y han encanecido sólo porque están tristes.







Boiler by Bellotempestade
6

El día pone en tus manos su curriculum.

Comienza diciendo que el cielo ya nos ha abandonado
antes que salga el sol
y que escarmentemos con la niebla a los que están perdidos
buscando sus pedazos separados de sus otros pedazos.

El día
 trae sobres cerrados que guardan muchos trapos con sangre
trapos sangrantes o trapos ensangrentados
de los que sirven para vendar muñones de la víspera.

Es tu pájaro que vibra el que se acostumbra a mis flores de herrumbre
y se acerca imprudente
como un niño se acerca a las grandes máquinas
para entender esos mecanismos confusos que diseñan catástrofes.

Hemos visto, Ionit, pasar el sol como un reemplazo que intenta no llegar a hacerse con su puesto.
El sol parece un reservista que ya se fue a casa
y está lavándose los pies cuando oye el bombardeo.

Mientras yo hablo de las malas hierbas
en tus ventanas se agolpan libélulas bondadosas
que impiden asomarse a los tuertos y a otros desfasados como yo.

Pero quiero que sepas que tengo un arte antiguo
con las cerraduras y los puentes para demolición.

Sólo frente a tu puerta
titubea este poder remoto de mis llaves
y los pilotes que se afirman sobre el fondo limoso
en este río sórdido que te moja la credulidad
se la pasan crujiendo como ebrios aturdidos, tambaleantes y perennemente sedientos.

¿Le darás paso al día del espanto, Ionit?
¿Pronunciarás la vida?







Photo by Julianna Rembrandt
7


No pensaba llamar a tu madre, Ionit
y debe ser por eso que me atendió tan mal
pero yo necesitaba saber si había respuestas que leer
o si vos escribías historias al borde de esas respuestas
que no estaban en ninguna parte.

Con esta voz de desconocido y de olvidado
dije su nombre
y volvió a resultarme impronunciable como ciertas fricativas chinas.
Impronunciable así de impronunciable por mi corazón.

No dije bien su nombre por mi mala costumbre de no decirlo bien
y tu madre debe haber elegido un objeto con los ojos
que arrojarle a mi pésima fonética.

Siempre supo que el francés no es lo mío
pero no lo entendió
así que mi reincidencia en hacer de su nombre una debacle
debe haberle sentado tan mal que por eso
-para que no insistiera en hacerle escuchar las preguntas-
me dio todas las respuestas

hasta aquellas que correspondían a cosas que nunca pregunté.







Star light, star bright by J. Cornell

8

Atónita de sombras
ves golpearse tus credos
contra el eje del mundo
y acampan sobre tus manos los escalofríos
como si se tratara de la sensación térmica.

Hay una ajenidad para tu nombre
desestabilizado por mi lengua que lame ese plumaje primerizo
de avecita que llora hambreada y pertinaz.

Busco en mi voz algún sonido con el que protegerte
de las águilas calvas
los gallos cocoreros con un parche en el ojo
los gavilanes fundadores de camelódromos
la boca desdentada de más de un hipopótamo

y de la incertidumbre que te asalta
al descubrir que quien cuida de vos es
un tigre muerto de hambre.






Light reflects by RD Bliss
9


Se ha acabado la absenta y el acónito no crece por aquí
pero podemos usar cerveza de marula
para brindar por todo este silencio
en que jugamos a hacer más silencio y mudez como la de parálisis de lengua.

Emitimos sonidos identificables
monosílabos más diminutos aún que un monosílabo morse
pero identificables por el estado absorto de los ojos.

Voy ganándole en impudor al desengaño
y oigo música griega
mientras Ionit me pregunta si es “jazz griego”
porque a mi lado ella descubre su costado melómano
como en clave de do
y su alegría se parece al Cirque du Soleil.

Nos tratamos con un usted ridículo
que casi parece una vía férrea
en la que crece un tren que va hasta el alma.

Quizás hasta tenemos miedo de hacernos más nosotros
si el otro nos menciona
como parte de esas casualidades que ocurren cuando Dios intenta parecer inoportuno.







Photo by Katarina Sokolova
10


Este trozo de mí, desconocido como lo que no miro
parece una flor blanca formada por mil mariposas
o es un trigo que reza.

Sé que me enojo inútilmente con su frondosa multitud
con su latitud de pajarito voluntario
con sus historias en que sobran héroes y faltan tipos de a pie

pero Ionit

como si el alba le pidiera permiso a su boca para volverse alba
y yo tuviera que hacer lo mismo
pedirle permiso a su cabello que se desmorona como un río nocturno
se ríe de mis truenos y de mi desgastado síndrome de Júpiter.

Semidiosa del tiempo en que extraviar la angustia
es un libro que canta
cuando escribe de mí.

Y yo no cantaré pero sonrío, cuando escribo sobre ella.








11

Has decidido esperar por Dios en todos los portales
como si de tu espera
dependieran el vino y el tesoro.
Ese esplendor de deidad inmune te vuelve hecha de cántaros
en que guardar abejas momentáneas.
Yo soy apenas una vieja estructura
que resiste los convencionalismos
un fuego que arde inhóspito y no sirve para asar manjares.
Soy apenas un mito de los muertos.
Un esqueleto apenas, casi vivo,
lejos del homo sapiens.
Pero tu luz se ajusta al mundo entero
y a todo lo entero de mi mundo, como una sola luz.
Nace vida en tu nombre hecho con pausas
y yo soy el que espera
como espera una piedra y el que viaja
sobre la cresta vertebral
del tiempo de la espera.
Renace de tu luz todo el paisaje vibrante de campánulas
y yo bajo la lágrima del día
me pruebo varias máscaras que no me sientan bien
en este juego de desconocidos
craquelados.
Quisiera fabricar una aldea para obsequiarte el día
pero no tengo un día en este rostro que se perdió a si mismo
y no se encuentra.
Viajamos sin la luz como los náufragos.
En vos renace el sol.
Yo sigo preso
y te nombro la mítica candela de mi mundo
mientras camino inútil por la tierra.





12
La vida se parece a un cuento chino
escrito con la pluma de una grulla
en el lomo de un sol que no despierta
de su larga agonía.

En la orilla del tiempo, como un faro
de iluminar la niebla
sos un hilo de sal bajo la luz.
Lejos del mundo yo, la barca rota
espero con las flores del olvido
que me llegue tu nombre por el agua.

Conservo un niño en mí que a nadie he dado.
Un niño preso y una flor cautiva
que todos desconocen.

Ésto de ser pájaro guía es triste
en la constelación de los perdidos.

Sobre el espejo de tu sombra llueve
el golpeteo manco de mis alas
y yo estoy como siempre
anclado en la deriva sin estela
añorando un ropaje hecho de luz.

Suelo dejar papeles en un ánfora
que amaso un día y al siguiente quiebro
y vos llevás los brazos florecidos
y hacés guardia en la puerta de mi mundo
como quien hiere el agua con su mano
mientras busca un tesoro.

Tu reflejo en suspenso es todo búsqueda
y yo me busco en él
pero lo rompo como a un crisol con alas.

Cuánto espejismo hay cuando está oscuro
y sólo los fantasmas nos traducen.

Soy un fusil sin fe
que aún se dispara.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
edición bilingüe 1a. edición