Apendicitis crónicas (las páginas colgantes)

TEORÍA DE LA PROSA - IRRESPONSABILIDAD DEL VERSO - IMAGINACIÓN DEL ENSAYO - INCERTIDUMBRE DE LA REFLEXIÓN

Lo que se apaga


Recuerdo el primer día en que levanté un niño desde el miedo y lo cargué en mis brazos como si hubiera levantado en ellos un pedazo del mundo que le sobraba al mundo. Era, el niño que levanté en mis brazos, un trozo desgarrado de un mundo desgarrado en múltiples colgajos que no armaban un mundo para sí ni entre sí.

Me lo llevé de allí como todas las otras tantas veces después de esa primera, he llevado a otros niños alzados en mis brazos hacia un lugar un poco más amable que ese mundo del analfabetismo, del hambre, de la esclavitud, de la guerra y de la sed.

Nadie parece a salvo. Ni ese último niño que me traje conmigo ni todos esos niños que transporté desde el horror a un lugar más amable.

A mi pesar he descubierto que no existen lugares amables para los niños. Tampoco existen los lugares amables para los hombres. No existen los lugares amables. Uno los fabrica a mano y como puede, como le sale, como lo dejan o sencillamente, no puede fabricarlos y se quedan en las palmas, igual que un gesto abierto que no es correspondido. Ya no se entienden los gestos que no llegan como emos de whatsapp.
En verdad, hace tiempo que sé que no existen los lugares amables en los que ser feliz sin preocuparse del costo de la esperanza.

Y a decir verdad, tampoco la esperanza es lo último que se pierde cuando se llega a ciertos laberintos. Diría más bien que es lo primero que se deja en la puerta y uno entra ya en ese estado de piloto automático, en el que sabe que aunque nada sirva para nada, está a muchos pies de altura sobre el aire y debe pilotear por el bien de sus pasajeros.

Algunos se ganan los favores de las otras personas a fuerza de fingir ser de una manera en que no son porque temen ser rechazados si muestran realmente su verdadera personalidad. Por lo tanto, siempre me pregunto ¿cómo podrían jugarse por los demás si son incapaces de jugarse siquiera por sí mismos? Son los sutiles vendedores de humo que le apuestan por igual a Dios y al Diablo sin atreverse a confesarlo.

El último niño que levanté del miedo me mira desde el pozo fecundo de sus ojos.
Intento sonreír pero no puedo. Seguro hago una mueca de esas mías que se parecen a chupar limón y que son las muecas a las que siempre me lleva reconfirmar el desengaño. El hastío me produce un desgano complicado de superar porque no hay peor entrega que aquella que no está acompañada por la motivación.

Ya no encuentro esas gratificantes suculencias que me mantenían interesado en ciertas cosas que yo quise que me gustara hacer. Mi curiosidad por ellas ya no es un interés vigente y queda solamente este empalago mediocre que no me identifica. No sé convivir con lo estanco ni con lo que resulta imposible de dinamizar (y de dinamitar).

Ha comenzado el tedio. Es el punto y seguido en el cual digo adiós.

(De: Psicoámbitos)


Participan en este sitio sólo escasas mentes amplias

Chocolate bombón

En tu cuarto hay un pájaro (de Pájaros de Ionit)

Un video de Mirella Santoro

SER ISRAELÍ ES UN ORGULLO, JAMÁS UNA VERGÜENZA

Sencillamente saber lo que se es. Sencillamente saber lo que se hace. A pesar del mundo, saber lo que se es y saber lo que se hace, en el orgullo del silencio.

Valor de la palabra

Hombres dignos se buscan. Por favor, dar un paso adelante.

No a mi costado. En mí.

Poema de Morgana de Palacios - Videomontaje de Isabel Reyes

Historia viva - ¿Tanto van a chillar por un spot publicitario?

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas mientras haya un argentino para nombrarlas.
El hundimiento del buque escuela Crucero Ara General Belgrano, fue un crimen de guerra que aún continúa sin condena.

Porque la buena amistad también es amor.

Asombro de lo sombrío

Memoria AMIA

Sólo el amor - Silvio Rodríguez

Aves migrantes

Registrados... y publicados, además.

Safe Creative #1006060192036

Todos los derechos están reservados

Safe Creative #1209172351784

Feria del Libro de Jerusalem - 2013

Feria del Libro de Jerusalem - 2013
Café literario - Centro de convenciones de Jerusalem

Acto de fe

Necesito perdonar a los que te odiaron y ofendieron a vos. Ya cargo demasiado odio contra los que dijeron que me amaban a mí.

Irse muriendo (lástima que el reportaje sea de Víctor Hugo Morales)

Hubo algo de eso de quedarse petrificado, cuando vi este video. Así, petrificado como en las películas en las que el protagonista se mira al espejo y aparece otro, que también es él o un calco de él o él es ese otro al que mira y lo mira, en un espejo que no tiene vueltas. Y realmente me agarré tal trauma de verme ahí a los dieciseis años, con la cara de otro que repetía lo que yo dije tal y como yo lo dije cuarenta años antes, que me superó el ataque de sollozos de esos que uno no mide. Cómo habrá sido, que mi asistente entró corriendo asustado, preguntándome si estaba teniendo un infarto. A mi edad, haber sido ese pendejo y ser este hombre, es un descubrimiento pavoroso, porque sé, fehacientemente, que morí en alguna parte del trayecto.

Poema 2



"Empapado de abejas
en el viento asediado de vacío
vivo como una rama,
y en medio de enemigos sonrientes
mis manos tejen la leyenda,
crean el mundo espléndido,
esa vela tendida."

Julio Cortázar

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.

Mis viejos libros, cuando usaba otro seudónimo y ganaba concursos.
1a. edición - bilingüe